¿Por qué los transpersonales no rigen casas?

Cuando estamos aprendiendo astrología, uno de los temas “controversiales”, difíciles de entender cuando todavía no contamos con todos los criterios, es el tema de las regencias planetarias.

¿De dónde viene la confusión?

El criterio de asignación de regencias desde la perspectiva moderna es la similitud de características. Esto puede ser útil cuando sólo pensamos en características de personalidad o eventos específicos tipo Urano = electricidad, movimientos súbitos, excentricidad, deseo de libertad, Neptuno = sueños, fantasías, idealización, sensibilidad exacerbada, Plutón = destrucción, control, manipulación, fusión, poder.

En este sentido, la forma en que la astrología tradicional evalúa la forma de expresión de un planeta en alguna parte del zodiaco, va más asociada con la dignidad esencial, de la cual les hablaré más adelante.

Sin embargo, el concepto de regencias no se limita a la expresión de características (para lo que también se considera la dignidad accidental en astrología tradicional). Desde esta perspectiva, los planetas no sólo son arquetipos que encierran un amplio pero delimitado campo semántico, sino que también son administradores del tiempo (no sólo de las cualidades). Una cosa son las similitudes que los planetas u otros cuerpos celestes puedan tener con la energía de un signo en particular, y otra es su rol como administradores de la vida de una persona.

Más allá de sus funciones arquetípicas, en las que hay mediano acuerdo con la astrología moderna, los planetas tienen roles específicos en la vida de cada uno de nosotros, que varían de acuerdo con las configuraciones particulares de cada carta.

Incluso en cuanto a los signos zodiacales, podemos tener el panorama completo de las cualidades que representan tan sólo con los 7 planetas clásicos, pero esa es otra historia que dejaré para otra entrada. Por ahora, unx puede seguir asociando a Plutón con características escorpianas, Neptuno con características piscianas y a Urano con características acuarianas.

¿Cuál es entonces la diferencia?

Lo que la astrología moderna pasa por alto, es que en el acomodo particular de una carta, cada una de las 12 casas -que representan ÁREAS DE LA VIDA y no sólo áreas de la personalidad-, se ubica en un signo zodiacal. El planeta regente de ese signo (usando regencias tradicionales) se vuelve el responsable de los temas de esa casa y esto varía en cada persona, de acuerdo cómo se distribuyen las casas en su carta natal.

Así como el planeta que rige el signo donde se ubica el Ascendente es el regente del Ascendente y en consecuencia nos representa a nosotros y nuestra vida en general (no sólo en términos de características de personalidad, sino en temas que a lo largo de la vida serán relevantes, con sus respectivos retos y oportunidades), el regente de cada una de las 12 casas es responsable de cada una de esas áreas de la vida.

Cuando digo responsable, no quiere decir que sean los planetas quienes toman las decisiones por nosotros, pero sí que marcan los tiempos en que se presentan ciertas situaciones, así como la cualidad de las mismas, de acuerdo con la naturaleza del planeta en cuestión.

Ok… ¿pero por qué no usar regencias modernas bajo este principio?

En astrología todo es simbólico. No es gratuito que el límite de los planetas visibles sea Saturno. En ese sentido, Saturno es el principio de realidad en este plano terrenal. Claro que los transpersonales nos ayudan a expandir nuestro horizonte e idealmente ampliar nuestra conciencia hacia dimensiones más sutiles. Sin embargo, ellos no están encargados de marcar el paso del tiempo. ¿Por qué? Dos razones fundamentales:

  • Los planetas TRANSpersonales señalan temas que no tienen que ver con las personas como individuos, sino como parte de una colectividad y parte de un todo mayor que nos trasciende y a la vez nos incluye. Los transpersonales nos alejan de lo mundano, lo individual, del ego, de la visión pequeña. Y justo por eso no pueden estar a cargo de lo mundano, lo individual, del ego y la visión pequeña que es la esfera de los planetas clásicos. Esto no quiere decir que los transpersonales no tienen un rol crucial en nuestras vidas, sólo que no están a cargo de administrar el paso concreto del tiempo a lo largo de nuestras vidas humanas.

  • Las órbitas de los planetas transpersonales son muy amplias. Al menos con el tiempo promedio de vida en nuestros tiempos, nadie vivirá un ciclo completo de Plutón, ni de Neptuno y sólo algunxs vivirán un ciclo entero de Urano. A ese ritmo tan lento de movimiento, no podríamos explicarnos cómo los temas de la casa de Escorpio cambiarían tan frecuentemente como tienden a hacerlo, si Plutón fuera su regente del tiempo, ya que pasarían años y años sin que Plutón activara ninguno de nuestros planetas o ángulos por su lenta velocidad de movimiento. Lo mismo pasa con Piscis / Neptuno y con Urano / Acuario. Esto es así en términos de cómo funcionan los transpersonales y por eso es que son planetas generacionales. Su velocidad no da para que sean planetas personales.

Otras consideraciones en cuanto a cómo se evalúa el tiempo

La astrología tradicional, a diferencia de la moderna, no toma como elemento fundamental para medir el tiempo los tránsitos.

Si los tránsitos fueran la respuesta ulterior de la astrología, ciertamente la astrología tendría alcances muy limitados. ¿Por qué? Si los tránsitos fueran lo que marcara los cambios en nuestra vida, TODXS nos enamoraríamos cuando Venus transita nuestra C7 o hace conjunción a nuestra Venus natal, por ejemplo… Si los tránsitos fueran el criterio final, todxs viviríamos de forma muy similar el paso del tiempo y creo que es bastante obvio que no es así. Ni siquiera las lunaciones (considerando que la Luna es el planeta más cercano a la Tierra y el que más peso tiene en términos de manifestación y marcar el hilado fino del paso del tiempo) son vividas de la misma forma por cada persona.

Para la astrología tradicional, los tránsitos son efectivamente activadores, pero lo que activan, depende a nivel individual, de varias cuestiones:

  • ¿Cuál es la condición del planeta en tránsito en la carta natal? ¿Está en posición de ayudar a la persona, en posición neutra o es probable que tenga una influencia difícil?
  • ¿Cuáles son los planetas regentes del tiempo activos para una persona en particular en un momento específico? Esto es fundamental para separar la paja, de los tránsitos que tendrían mayor influencia durante un periodo y esto es altamente individualizado.
  • ¿Cuáles son las indicaciones para un periodo en particular que podemos ver en otras técnicas como progresiones secundarias o revoluciones solares?

Sólo cuando cruzamos estas distintas capas de sentido, es que podemos saber con precisión el ritmo y la forma en que determinados sucesos de la vida se van presentando.

Insisto, no estoy diciendo que los transpersonales no son importantes. Muchas personas que hemos vivido tránsitos fuertes de Urano, Neptuno y Plutón, sabemos que tienen el potencial de cambiar el rumbo de la vida o por lo menos, transformar significativamente nuestra forma de ver el mundo. 

Sin embargo, en lo que respecta al día a día, los planetas clásicos son los que tienen las respuestas.

Espero este breve artículo ayude a disipar un poco la confusión que todos los días veo en torno al tema de las regencias.

Dudas, comentarios, otros puntos de vista (si son respetuosos) son siempre bienvenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .